En 1846, Johann Georg Adler fundó una empresa de cartonaje de alta calidad en la localidad sajona de Annaberg.

En un principio, solo se fabricaban pliegos de muestra para el sector de la pasamanería. Hacia 1850, en plena crisis, a medida que el sector local de la pasamanería requería cada vez mayores inversiones, el intrépido empresario se decidió a fabricar cartonajes de fantasía que hasta entonces solo se elaboraban en París. Dado su carácter inquieto, se resistía a esperar un nuevo resurgir de la industria local. Pese a los numerosos escépticos, su éxito fue tal que en sus mejores años llegó a contar con 800 empleados.

En 1991, Gerhild Sacher, fundadora de la empresa Sacher, se inspiró en este espíritu emprendedor al decantarse por la privatización de partes de la antigua empresa Adler, que había sido nacionalizada, rescatando así del olvido la tradición de la fabricación de estuches.

La empresa Sacher & Co. GmbH logró el equilibrio entre lo clásico y lo moderno, siendo a día de hoy una empresa moderna y presente en todo el mundo pero que, al mismo tiempo, se siente comprometida con la tradición. El número inicial de empleados se ha doblado con los años. La empresa Sacher & Co. GmbH es propietaria de un hermoso edificio histórico que alberga su sede.




Mostrar búsqueda de imágenes